Estupendos tips para lucir unas pestañas más tupidas

Conseguir unas pestañas mucho más tupidas es uno de los objetivos de muchas mujeres a la hora de lucir un aspecto completamente irresistible. Lo primero que tienes que saber es que, en contra de lo que digan algunos medios, no será necesario gastar un dineral en productos cosméticos para conseguirlas.

En realidad, existen algunos trucos caseros y toda una serie de cambios de hábitos que puedes poner en práctica para conseguir el efecto deseado cuanto antes.

¿Quieres saber cómo conseguir unas pestañas perfectas? Sigue leyendo y te indicaremos todo lo que necesitas saber.

pestañas

Consejos para conseguir unas pestañas perfectas

Alimentación adecuada

Vamos a empezar por el principio. Si tienes unas pestañas despobladas y algo finas puede ser que no te estés alimentando correctamente. Algunos expertos aseguran que esto es un signo de que hay carencia vitamínica en nuestro organismo. Necesitaremos dotarlo de vitaminas A, B, C y E y así podremos tener las pestañas que necesitamos.

Entre los grupos de alimentos que te recomendamos consumir encontramos el aceite de oliva, almendras (que tienen una gran cantidad de vitamina E), frijoles, los aguacates y el brócoli.

Además, eliminar el exceso de grasas porque no hará ningún bien.

Cepillando las pestañas

En realidad tienes que pensar en las pestañas como si fuera tu cabello. ¿Qué es lo que hacemos para tener un cabello más largo y tupido? Los cepillamos cada noche. Pues esto también tenemos que hacerlo con nuestras pestañas.

El objetivo es eliminar todas las células muertas que puedan haber contenidas en las pestañas y así propiciar la circulación de esta área. Los estudios aseguran que el hecho de cepillar la zona de las pestañas de forma diaria puede aumentar su crecimiento.

El truco del aceite de ricino

En el caso de que esto no te funcione o bien lo quieras complementar con otra técnica, te recomendamos utilizar el maravilloso aceite de ricino. En realidad existen muchos aceites en el mercado pero pocos con tantos dones como este.

La idea es simple: conseguir una gran hidratación aplicada directamente las pestañas.

No será necesario aplicar demasiada cantidad: con tan solo coger un poco con algún algodón y luego los lo pasamos por la zona de las pestañas antes de irnos a dormir. Finalmente retiramos el exceso de producto.

De esta forma, poco a poco, nuestras pestañas lucirán mucho más tupida.

pestañas cuidadas

Utilizando polvos de talco

Este es otro remedio casero que también te puede venir perfectamente. Lo primero que tendremos que hacer es aplicar el rímel en las puntas de nuestras pestañas prestando atención de que éstas estén separadas.

Una vez que hayamos terminado cogemos un poco de polvos de talco y espolvoreamos de forma delicada la misma zona. Lo primero que estamos consiguiendo con este proceso es dotarlas de densidad.

Cuando ya estén cubiertas de polvos de talco volvemos a poner rímel. Digamos que hemos quedado como una especie de tres capas en donde los polvos de talco, la capa que le va dar más densidad, se va encontrar más protegida ante el paso del tiempo.

Cuidado con utilizar rizadores

Los rizadores desde pestañas pueden ayudarnos a tener un toque muy especial en nuestra mirada… Pero los expertos aseguran que no conviene abusar de ellos. Digamos que es una manera de forzarlas a adoptar una forma nada natural. En el caso de que tengas que rizarlas de forma continua por lo menos hidratarlas utilizando el aceite de ricino que te hemos comentado anteriormente o bien un poco de vaselina.

Si sigues estos pequeños trucos tendrás las pestañas perfectas.