Lima eléctrica para callos

Lo último de lo último en aparatos para cuidar nuestros pies son las limas eléctricas, dejando completamente obsoletas a las tradicionales, así como a las clásicas piedras pómez que seguro que venimos utilizando durante toda la vida. Tienen un diseño especial que les confieren el poder de acabar de forma rápida contra la piel muerta, consiguiendo como resultado unos pies sanos, suaves y muy bonitos.

Están pensadas para poder usarlas fácilmente en el hogar, consiguiendo unos resultados profesionales sin tener que complicarnos, y sin necesidad de pagar lo que nos cobrarán en cualquier clínica profesional.

Su funcionamiento no podría ser más sencillo; normalmente funcionan con unas pilas que le confieren una determinada autonomía. Simplemente las conectaremos y las empezaremos usar en la zona en cuestión, logrando el resultado esperando en poco tiempo, mucho menos de lo que tardaríamos con una lima tradicional.

Existen todo tipo de limas eléctricas para callos en el mercado, por lo que escoger un modelo que se ajuste a nuestras pretensiones no siempre es sencillo. Y es por ello, por lo que hemos preparado algunos criterios que deben de ser sopesados a la hora de hacer la compra.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de comprar una lima eléctrica

Potencia

La potencia es un dato muy importante, ya que se relacionará directamente con la eficiencia del aparato. A mayor nivel de potencia, menos veces tendremos que estar pasando los rodillos para lograr el resultado. La potencia viene medida en rpm (es decir, en Revoluciones Por Minuto).

Para mantener esta potencia en las mejores condiciones, conviene que el aparato esté completamente cargado antes de ser usado. Si la batería muestra signos de deterioro, habrá llegado el momento de reemplazarla.

Rodillos

Suponen el punto de contacto entre el aparato y nuestros pies, de ahí su importancia. Es importante apostar por un tipo de rodillo que verdaderamente se adapte a nuestra piel, ayudándonos a conseguir los resultados que esperamos, pero evitando que se produzca algún tipo de dolencia o irritación.

Los expertos recomiendan cambiar cada rodillo una vez que se haya usado unas 10-15 veces aproximadamente, a mayor tiempo, su efectividad puede verse disminuida de una forma más que considerable.

Cuando vayas a comprar una lima electronica para callos, no solo te fijes en el aparato en cuestión, si no que también deberías de sopesar los recambios. Analiza si el propio producto cuenta con algunos, además de si son o no sencillos de encontrar.

Autonomía

Algunos modelos funcionan conectadas directamente a la toma eléctrica (cableadas), mientras que otras funcionan con pilas o baterías (inalámbricas). Estas primeras nos ofrecerán un tipo de autonomía ilimitada, pero, a cambio, el cable podría llegar a limitar nuestros movimientos en el momento en el que las estemos usando. Los modelos inalámbricos, por su parte, son mucho más versátiles, pero conviene asegurarse de que están debidamente cargados porque, de lo contrario, nos pueden dejar tirados en el peor momento posible.

Diseño

El diseño afectará a la ergonomía del aparato por parte del usuario; apuesta siempre por uno de calidad, que te prometa un uso sencillo, incluso para tratar aquellas zonas más complejas del pie, aquellas a las que nos costará un poco más de acceder. Cuando más fácil de usar sea la lima electrónica, más uso le daremos, y más fácil será que tengamos unos pies sanos, a la par que elegantes.

Además de todo lo anterior, no estaría de más echar un vistazo al factor precio, para comprar una lima electrónica para callos que se ajuste a nuestro presupuesto.